viernes, 12 de noviembre de 2010

TERMINOS TEATRALES





Cuando tenemos un guión en nuestras manos hay que leerlo todo, incluyendo las ACOTACIONES que son ni más ni menos, las indicaciones del dramaturgo que permiten la lectura de la obra como si se representara ante nosotros. Las acotaciones nos indican la acción o el movimiento de los personajes, nos ayudan a comprender el modo de presentación de la obra, suelen estar entre paréntesis o en letra cursiva, diferenciándolas de la narrativa.
            A lo largo de la historia del teatro la importancia de la acotación ha variado, en el teatro griego había una ausencia total de ellas, en el naturalismos abundaban considerablemente y en la obra de Beckett la invadían totalmente.
No lo olvidéis siempre, siempre hay que leer las acotaciones.

            Cuando os hablábamos de la creación del telón os comentábamos lo importante que era para el cambio de los actos, pues bien ACTO proviene del latín actus, acción. Es cada una de las partes en las que se divide una obra teatral. La distinción entre actos, y el paso del uno al otro son señalados de muy distinta manera en la historia del teatro occidental, coros, caída de telón, cambio de iluminación, carteles…

            El ENTREACTO es la pausa que hay entre dos actos. El entreacto suspende la representación, pero no la acción, porque se puede fingir que siguen sucediendo aquellas cosas que no se podrían mostrar o también el paso de tiempo en días, meses, años…

No hay comentarios:

Publicar un comentario